He vuelto

He vuelto

lunes, 3 de octubre de 2016

Testigo de vuestro amor y lo que vino después

Vuelvo de una boda de dos días y su consiguiente resaca. El lunes se me hace completamente cuesta arriba. Ni el café consigue engañar al sueño acumulado y mal resuelto. Echo de menos mi cama y mi montaña de cojines...

...pero fue una noche genial. La ceremonia y la celebración se hicieron en una antigua masía (en mallorquín possessió) en la montaña, Son Penyaflor. Después de la cena, que estuvo riquísima, especialmente los canapés de queso brie con membrillo (¡qué adicción!), tuvimos fiesta flower power privada en la terraza y bailamos hasta las seis y media de la mañana con barra libre de margaritas y mojitos. Para ello, L. y N. (los novios) nos sorprendieron trayendo a uno de los mejores djs de Mallorca en su campo, Juan Campos.

Formé crazy team junto a una pareja de gays divinas que recién conocí y ya no nos separamos en toda la noche. Nuestra coreografía de las Space Girls y Lady Gaga no fue moco de pavo. Acabamos descalzos y comiendo gominolas en forma de corazón debajo de una palmera y no se me olvidó tomar nota de un comentario salido del alma: eso te pasa, cari, por ser heterosexual. Los hombres hetero están muy perdidos, cielo.

Al mediodía siguiente fuimos invitadas a un brunch, así que desayunamos en plena resaca con una copa de cava en una mano y el cigarrillo en la otra. Las gafas de sol puestas, el pelo recogido y que nos quiten lo bailao.

Pero hoy es lunes y no sé cómo afrontar la montaña de libros que me quedan por catalogar. 

If you wanna be my lover...






¡Y que viva la novia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario